Desde enero pasado, al menos 41.000 personas han migrado al área metropolitana de Denver. Denver ha sido durante mucho tiempo un destino atractivo para los inmigrantes recién llegados, pero este número significativo de inmigrantes recientes ha creado desafíos complejos y novedosos para la ciudad. Parte de lo que hace que Denver sea atractivo como destino para los recién llegados es la determinación de la ciudad de brindar apoyo y seguridad a quienes viven en el país sin documentación. Si bien el área metropolitana ha estado bien equipada para hacer frente a la afluencia típica de migrantes, esta reciente y rápida entrada de un número tan significativo de migrantes ha requerido que las instituciones públicas y privadas respondan rápidamente. Algunas de las necesidades más urgentes e inmediatas incluyen proporcionar a los inmigrantes recién llegados alojamiento básico como vivienda y comida. Una preocupación igualmente importante, pero quizás menos obvia, es garantizar que los niños de familias recién llegadas tengan acceso a oportunidades educativas. Las comunidades en el área metropolitana de Denver han tenido que desarrollar e implementar rápidamente estrategias que garanticen que las escuelas puedan manejar el aumento en el volumen de estudiantes que han llegado recientemente de otros países.

Navegando por las instituciones

Los miembros de la comunidad señalaron que uno de los grandes desafíos que enfrentan los nuevos inmigrantes es familiarizarse con instituciones que no necesariamente son amigables. Navegar por el sistema de escuelas públicas ya presenta desafíos para los residentes que tienen muchos años viviendo aquí, pero la dificultad de esta tarea puede verse agravada por la falta de familiaridad con el funcionamiento del sistema de escuelas públicas en los Estados Unidos. A veces, esta falta de familiaridad puede resultar en una falta de compromiso, dejando a los niños de familias recién llegadas sin inscripción y sin contabilización en el sistema educativo. Varios miembros de la comunidad señalaron que la integración de nuevos residentes al sistema de escuelas públicas puede requerir un esfuerzo activo por parte de los funcionarios públicos y los enlaces comunitarios. Los miembros de la comunidad señalaron que no sólo es fundamental que las familias recién llegadas sepan cómo interactuar con el sistema escolar, sino que también deben de sentirse empoderadas para poder defender a sus hijos dentro de las escuelas. Tener la capacidad de defender las necesidades de sus hijos puede ayudar a las familias recién llegadas a tener esa experiencia comunitaria y al mismo tiempo ayudar a garantizar que los estudiantes de familias inmigrantes puedan adquirir los recursos que necesitan para avanzar en su educación. Un miembro de la comunidad que tuvo la experiencia de navegar por las universidades como asistente universitario de primera generación señaló que tener una mano amiga durante las primeras etapas de interacción con los sistemas escolares puede ayudar a sentirse como un miembro deseado de la comunidad y no una carga. Como explicó, muchos residentes antiguos tienen una familiaridad preexistente y algo intuitiva con las instituciones educativas, pero tratar de navegar en los sistemas escolares sin esa experiencia puede resultar sentirse aislado y algo intimidante. Como él dijo, “ya ​​tienes que dar un paso hacia cualquier cosa que quieras hacer educativamente con este nivel básico de conocimiento de dónde está algo y alguien, y si no lo haces, entonces es una enorme barrera mental. Como, ‘oh, obviamente no me quieres aquí.’” Varios miembros de la comunidad señalaron que es fundamental que las familias recién llegadas se sientan bienvenidas y aceptadas como miembros de la comunidad y esto requiere que no se les deje simplemente navegar solos por sistemas extraños.

Estas familias recién llegadas no sólo se encuentran con un nuevo conjunto de instituciones educativas, como las escuelas públicas estadounidenses K-12, sino que también se encuentran con un nuevo conjunto de instituciones que gestionan la vida política en su nuevo hogar. Los miembros de la comunidad señalaron que es importante que los inmigrantes recientes aprendan a desenvolverse en la vida política de los Estados Unidos y sugirieron que las escuelas son un vehículo particularmente útil para transmitir ese tipo de conocimiento. Una ex educadora, que también tuvo la experiencia de ser un migrante recién llegado, señaló que su experiencia moldeó su conciencia sobre la importancia de enseñar a su comunidad de estudiantes sobre la democracia. Como ella dijo, “Creo que las escuelas tienen la obligación de enseñar, y sus estudiantes tienen el derecho a aprender cómo participar en una democracia inclusiva para que puedan ser ciudadanos e individuos exitosos.”

Las escuelas públicas no sólo pueden poner información sobre deberes y privilegios cívicos en manos de jóvenes que bien podrían vivir la mayor parte de sus vidas en los Estados Unidos, sino que los miembros de la comunidad señalaron que los estudiantes en las escuelas están apegados a otros que también pueden beneficiarse al descubrir  este conocimiento y utilizar estos recursos. Las escuelas públicas, debido a que a menudo están tan profundamente arraigadas en las redes comunitarias, están en una situación única para proporcionar información crítica a muchos miembros de una comunidad a la vez. Una madre señaló que su experiencia con Head Start la ayudó a darse cuenta de la importancia de pensar en los estudiantes en relación con otros miembros de su comunidad, en lugar de pensar en ellos como silos individuales. Como ella dijo, “Como madre ex participante de Head Start, realmente creo en el modelo de Head Start. Creo que funciona muy bien. Cada estudiante es la extensión de la familia inmediata pero también una comunidad y una cultura. Es importante permitir ese entorno en el que los veamos como la entidad completa de una comunidad. Representan a una gran parte de la gente. Eso no quiere decir que pongamos presión o peso sobre nuestros estudiantes, sino más bien que debemos abrir entornos que apoyen a sus padres y familiares como nosotros a los estudiantes.”

Para muchos miembros de la comunidad, es importante que las escuelas públicas sirvan como un lugar para la educación cívica, de modo que los inmigrantes recién llegados puedan conocer los medios disponibles para participar en la política. Brindar educación cívica no sólo brinda a los estudiantes de las escuelas públicas la oportunidad de comprender el sistema político, sino que también puede permitir que comunidades enteras adquieran una conciencia generalizada de cómo pueden ejercer el poder político. Miembros de la comunidad sugirieron que garantizar que los residentes tengan los conocimientos necesarios para ser participantes eficaces en una democracia, es un componente necesario para garantizar que las nuevas familias se sientan plenamente incorporadas en su escuela y comunidad.

Encontrando una Cultura Nueva– Leyes

Los factores de estrés financieros pueden tener un impacto particular en las familias recién llegadas, lo que hace que la búsqueda de ingresos sea primordial. En reconocimiento de esto, los miembros de la comunidad también señalaron que los inmigrantes recientes pueden no estar familiarizados con las normas y leyes relativas a las instituciones educativas que tal vez no hayan sido tan prevalentes o aplicadas en sus países de origen. Por ejemplo, puede ser útil que algunas familias sepan que en los Estados Unidos los estudiantes deben asistir a la escuela durante una cierta cantidad de tiempo al año. Debido a las leyes laborales del país, existen restricciones sobre los tipos de trabajo que los niños pueden realizar y la capacidad de los niños de obtener ingresos en lugar de asistir a la escuela regularmente. Esta dinámica hace aún más importante que los hogares sean conscientes de la exigencia de asistencia escolar de los menores de 16 años.

Como lo expresó la madre de un estudiante de DPS, “Necesitamos dinero para sobrevivir. Para poder cubrir necesidades básicas, necesitas dinero. Al mismo tiempo, no puedo decir que conozca los sistemas educativos de otros países. Pero es importante saber que en los Estados Unidos, por ley, es importante que sus estudiantes estén matriculados y asistiendo a la escuela. Volviendo a lo que deberían saber – deberían saber que, por ley, sus estudiantes deben ir y asistir a la escuela, y tenemos leyes sobre trabajo infantil y tenemos la esperanza de que se cumplan. Pero es algo difícil porque no estás en el lugar de esa familia para venir y dictar, ​​’esto es lo que debes hacer’. Sólo podemos aconsejarlos desde el corazón, darles recursos y concientizarlos de lo que tienen a su disposición.”

Justicia Lingüística

Aunque las barreras del idioma pueden dificultar la comunicación, los miembros de la comunidad tenían claro que las diferencias lingüísticas no deberían convertirse en un impedimento para la inclusión en el sistema de escuelas públicas. Las escuelas del área metropolitana han centrado en gran medida sus esfuerzos en atender a los estudiantes que hablan español. Sin embargo, un elemento interesante del reciente aumento de inmigrantes es el hecho de que se ha incluido personas que hablan una gran cantidad de idiomas diferentes. Sin embargo, es importante destacar que, como señalaron varios miembros de la comunidad, el área metropolitana ha tenido durante mucho tiempo una amplia gama de idiomas presentes en los sistemas escolares públicos. Varios ex educadores señalaron que esta dinámica es particularmente pronunciada en Aurora, a pesar de que también prevalece bastante en Denver. Según un miembro de la comunidad, permitir la participación dentro del sistema escolar para aquellos que hablan idiomas distintos al inglés, es fundamental para desmantelar elementos del colonialismo y la supremacía del piel blanca dentro de la educación. Como ella dijo, “Se espera que todos se expresen en un estándar de piel blanca, y creo que no ver reflejadas las voces y culturas de los estudiantes especialmente dentro de los componentes lingüísticos de la escuela es un área en la que las escuelas deben pensar cuando hablamos de colonialismo y esos diferentes tipos de cosas que se espera que las personas hagan y solo tengan una perspectiva y una voz y nosotros tenemos que integrarnos a eso, especialmente como personas de color. Un ejemplo en el que estoy pensando es que cuando pensamos en los inmigrantes Africanos, sus idiomas nunca están realmente representados e incluso cuando no necesariamente se identifican como AfroAmericanos, no pensamos en los diferentes tipos de diásporas que representan. Cuando pienso en el suroeste, la gente sólo quiere asociar las diferencias con las personas que hablan español o tienen antecedentes españoles, pero tenemos una gran población Asiático-Americana, especialmente Vietnamita, y ¿están representados esos idiomas? Es simplemente algo en lo que pensar en términos de esa idea de descolonizar.”

Para que el sistema escolar atienda adecuadamente a todos los residentes, los miembros de la comunidad enfatizaron que es importante que tanto los estudiantes como las familias puedan comunicarse con los maestros y administradores, independientemente del idioma que hablen. Los miembros de la comunidad sugirieron que garantizar que las diferencias lingüísticas no impidan que los inmigrantes puedan interactuar con las escuelas es una cuestión de justicia y equidad. La integración de las familias migrantes al sistema escolar existente requerirá que todos los estudiantes y las familias tengan la capacidad de aprender dentro de las aulas y comunicarse con la escuela fuera del horario de instrucción. Crear un entorno en el que hablar un idioma distinto del inglés no sea un impedimento para interactuar con el sistema de escuelas públicas requeriría una expansión de los servicios de traducción existentes, así como un aumento en la cantidad de empleados del distrito que sean multilingües.

Integrar al sistema educativo a un número tan significativo de nuevas familias provenientes de todas partes del mundo requerirá un compromiso para acomodar y empoderar a los nuevos residentes. Las escuelas públicas en particular tendrán que organizar los recursos de tal manera que los nuevos estudiantes se integren al sistema educativo lo más eficiente posible. Sin embargo, como señalan los miembros de la comunidad, estas nuevas familias no solo necesitan recursos, sino que su integración al sistema escolar brinda una oportunidad para que los estudiantes y las familias colaboren y potencialmente mejoren las instituciones existentes. La integración de familias inmigrantes en la comunidad permite que estas familias aprendan más sobre cómo funciona la educación en el área metropolitana de Denver, y también que los residentes de Denver aprendan más sobre estas familias y su viaje de inmigración. Quizás lo más importante es que los miembros de la comunidad enfatizaron la urgencia de la respuesta, señalando que las disputas políticas y otras divisiones ideológicas deben dejarse de lado a la luz de la gravedad de este momento.

 


0 Comments

Leave a Reply

Avatar placeholder

Your email address will not be published. Required fields are marked *

en_USEnglish